lunes, 2 de julio de 2012

Durante la madrugada de hoy los relojes se atrasaron un segundo


Entre ayer y hoy hubo un segundo más que todos los días. Cuando los relojes marcaban 23:59:59, el segundo siguiente no marcó las 00:00:00 sino las 23:59:60. ¿Por qué? Porque la Tierra enlenteció su rotación y es necesario adaptar los relojes.
¿Qué quiere decir que la Tierra enlenteció su rotación? Teóricamente el planeta demora 24 horas en realizar un giro completo sobre sí mismo (rotación). Pero desde hace años los científicos han notado que este tiempo se alarga. Es decir, mientras los relojes marcan una hora determinada, el tiempo no coincide exactamente con el de la Tierra.
En un solo día la difrencia es de milésimas de segundo pero con el paso de los años se acumula. En la medida en que esa diferencia ha ido aumentando si no se agregan segundos los relojes podrían quedar desfasados en la relación entre el día y la noche. Por ejemplo, en un determinado sitio podrían ser las 11 de la mañana sin que hayan llegado los rayos del sol.

"Desde que esto se está observando se ha comprobado que el día cada vez dura más", cuenta Tabaré Gallardo, doctor en Astronomía y profesor agregado de la Facultad de Ciencias. "La principal razón es que la Luna ejerce mareas sobre la Tierra, algo que se aprecia cuando sube el nivel del mar", explica el científico. "Pero esas mareas no involucran sólo la parte líquida del océano; la parte sólida de la Tierra también se levanta y baja. Esto genera una fricción que hace que lentamente se vaya frenando."
Hace millones de años, cuenta el astrónomo, la Tierra causó el mismo efecto sobre la Luna. El satélite tuvo un movimiento desincronizado con el de la Tierra, no se apreciaba siempre su misma cara como hoy. Pero con el paso del tiempo la fuerza ejercida por la Tierra (proporcional a su tamaño) fue tal que la Luna se frenó por completo.
Gallardo señala que si bien la Tierra tiende a lo mismo es difícil pensar que algún día llegue a detenerse por completo, y si eso sucede será dentro de millones de años. Lo que sí ya se aprecia es que cada vez rota más lentamente.
QUÉ PASÓ AYER. Para evitar que el tiempo por el que se rige la sociedad quede desfasado del de la Tierra, esporádicamente se agrega un segundo entre un día y otro. Eso fue lo que pasó ayer 30 de junio. ¿Quién lo hizo? El IERS (Sistema Internacional de Servicios de Rotación de la Tierra), un consorcio de físicos, matemáticos y científicos que estudian las variaciones de la Tierra.
El IERS es la referencia internacional en materia de horas. Todos los equipos digitales y dispositivos de tecnología toman la hora de sus servidores. Ayer, cuando sus relojes marcaban 23:59:59 agregaron un segundo más, de modo que todo el sistema horario registró 23:59:60 y luego sí comenzó el 1 de julio.
Al ser automático resultó un cambio imperceptible para la sociedad en general. Su reloj pulsera y los que tenga en su casa sí habrán quedado un segundo atrasados pero la diferencia es tan pequeña que quizá ni siquiera lo haya notado.
¿Cómo sabe el IERS que el tiempo que mide es el "real"? Por los llamados relojes atómicos. "Se llaman relojes atómicos porque cuentan las vibraciones de un cierto número de átomos", explica Gallardo.
Son relojes dispuestos en distintos puntos del mundo pero no funcionan como los relojes convencionales. Tienen una pieza con cierto tipo de elementos químicos en su interior. "Esos elementos oscilan, ellos cuentan las oscilaciones. Es algo muy preciso" porque el intervalo entre una vibración y otra ya está estudiado y se sabe que es siempre el mismo. Midiendo cuántas vibraciones se dan en un determinado lapso el sistema calcula el tiempo exacto, ilustra el astrónomo.
Entre todos los relojes atómicos distribuidos sobre la superficie de la Tierra el IERS halla un promedio y define la hora estándar. Esa hora es la que da la referencia.
De los servidores del IERS día tras día la tecnología que sostiene cientos de actividades en todo el mundo, descarga la hora reloj y la adopta como tiempo universal. "El tiempo transcurre independientemente de las locuras que haga la Tierra. No podemos guiarnos por su rotación para medir el tiempo", enfatiza el científico uruguayo. Esta no es la primera vez que se modifica el horario. Ocurre desde 1972 y desde entonces se han añadido 40 segundos.
El pasado mes de enero científicos de todo el mundo se reunieron en Suiza para abolir la medida. Estados Unidos, Alemania y Suiza aducen que ha generado problemas en internet. La decisión final fue pospuesta por tres años más.
El País Digital

Se ha producido un error en este gadget.

CNN International

Learn Sign Language